Trabajar en Suiza

¿Pensando en realizar mudanzas a Suiza para trabajar? Entonces debes conocer cómo funciona el sistema laboral y las condiciones de trabajo. En esta sección podrás consultar toda la información necesaria acerca de cómo se trabaja en Suiza.

Trabajar en Suiza

Aunque Suiza es conocida por su extrema burocracia y por leyes que son restrictivas en cuanto a la emigración, es cierto que el número de personas extranjeras que trabajan actualmente en el país ha incrementado durante las últimas décadas. La tasa de paro de extranjeros es nada y más y nada menos que del ¡6%!, considerándose la tasa de desempleo más baja de Europa y una cifra actualmente impensable para España.

Ahora bien, centrándonos de nuevo en los expats trabajando en Suiza, actualmente hay aproximadamente más de 1,5 millón de extranjeros residentes trabajando en la ciudad. Esta cifra supone un 20% de la población total.

Las mejores ciudades para trabajar en Suiza son Ginebra y Zúrich, aunque si bien es cierto, que en todas las ciudades suizas se ofrecen los mismos salarios y condiciones laborales como si de un trabajador suizo se tratase! Y por último, ¡IMPORTANTE! : No olvidéis antes de iniciar vuestra mudanza a Suiza, que aquí se hablan 4 idiomas diferentes; alemán, hablado por el 64% de la población, francés que abarca un 19%, italiano que es hablado por 8% y romance con tan solo un 1%.

Si vas a trabajar para una compañía multinacional, es muy probable que te exijan conocer el idioma local y por supuesto el inglés!

Sectores con mayor demanda laboral

En el caso de Suiza, cuando buscamos trabajo cualificado, los sectores más demandados son, el sector inmobiliario y las finanzas. Encontrar este tipo de trabajos puede ser un poco más costoso especialmente si no se tiene domino del idioma local.

Sin embargo, en el caso de que vuestra intención sea encontrar trabajo no cualificado entonces los sectores más demandados el sector de los servicios, especialmente en restaurantes y hoteles y estos son más fáciles de acceder.

Condiciones laborales en Suiza

En el caso de Suiza la jornada laboral – Arbeitsstunden- heures de travail queda establecida según el contrato de trabajo de cada persona, y dependerá de la tarea a desempeñar y en la industria en la que se trabaja. No debemos olvidarnos que Suiza cuenta con uno de los salarios mas elevados de toda Europa.

Trabajar en Suiza

En el caso de la industria, dependientes, personal técnico y administrativos, la jornada laboral se establece en 45 horas semanales, para el resto suelen ser 50 horas. Es muy común que en muchas compañías, las jornadas de trabajo empiecen a las 7 de la mañana.

Las horas extras no deben sobrepasar el máximo establecido por el marco legal y normalmente se pagan al 125% o bien pueda convertirse en horas de vacaciones. Sin embargo, si ocupas un alto puesto es muy probable que esto no ocurra.

 Vacaciones

El periodo de vacaciones queda establecido por ley y se regula de la siguiente manera una vez has cumplido un año de empleo. Deben incluir como mínimo dos semanas consecutivas.

  • 4 semanas para trabajadores y aprendices que sean mayores de 20 años.
  • 5 semanas para trabajadores y aprendices que sean menores de 20 años.

Y en cuanto al número de días festivos, este es de 8 a 9 al año, en función del cantón en el que residas.

¿Cuándo se necesita contar con un permiso de trabajo en Suiza?

Bien, dependiendo de nuestra situación y de nuestras características es posible que sea necesario obtener un permiso de trabajo.

Trabajar en Suiza

Siendo miembro de la Unión Europea y teniendo pasaporte español, podemos encontrar los siguientes casos según consta en la página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España:

Trabajadores que pretenden ocupar un empleo de duración inferior a tres meses

El trabajador con un contrato de trabajo de duración inferior a tres meses no necesita permiso de residencia. No obstante, el empresario está obligado a notificar la presencia del trabajador en el territorio suizo.

Trabajadores con un contrato de duración superior a tres meses pero inferior a un año

El trabajador por cuenta ajena con un contrato de trabajo de duración superior a tres meses pero inferior a un año podrá recibir un permiso de residencia (Permiso “L”) de duración igual a la prevista en el contrato.

Trabajadores con un contrato indefinido o de duración igual o superior a un año

El trabajador por cuenta ajena con un contrato de trabajo indefinido o de duración igual o superior a un año podrá recibir un permiso de residencia de una duración de cinco años (Permiso “B”).

Este permiso se prolongará automáticamente por un período de cinco años. Al ser renovado por primera vez, se podrá limitar su vigencia si el trabajador se encuentra en situación de desempleo involuntario por un período superior a 12 meses consecutivos.

No obstante lo indicado anteriormente, en virtud de lo establecido en un acuerdo bilateral firmado entre España y Suiza, los nacionales españoles que demuestren una residencia regular e ininterrumpida de cinco años en Suiza no necesitarán renovar el Permiso “B”; podrán obtener un permiso de establecimiento (Permiso “C”) si cumplen los requisitos.

Trabajadores que pretenden ejercer una actividad por cuenta propia como autónomo

El Acuerdo sobre la Libre Circulación de las Personas establece también el derecho de los nacionales de la Unión Europea a fijar su residencia en Suiza para ejercer una actividad por cuenta propia.

El trabajador recibirá un permiso de residencia por una duración de cinco años en la medida en que pruebe a las Autoridades nacionales competentes que se ha establecido o quiere establecerse con este fin.

El permiso de trabajo y residencia se prorrogará automáticamente por un período de cinco años, como mínimo, en la medida que el trabajador pruebe a las Autoridades que ejerce una actividad por cuenta propia.

Para la expedición del permiso de trabajo sólo se podrá pedir el documento de identidad o pasaporte así como la prueba de que se ejerce una actividad por cuenta propia.

El inicio de una actividad por cuenta propia requiere la creación de una empresa y su inscripción en el registro correspondiente. A la hora de extenderse el permiso, se tienen también en consideración los ingresos derivados de la actividad y el hecho de no tener que solicitar ayuda social para satisfacer las necesidades básicas.